Català-Roca, uno de los grandes de nuestra fotografía