Emmet y Edith Gowin, una conversación. Segunda parte